Sexo en vivo y en directo con chicas



  • Actrices porno en directo

Angelica ha tenido el esmero suficiente durante todo el año para portarse lo mejor posible, con el único fin de obtener la recompensa al llegar la Navidad. Sabía de antemano que sus regalos iban a ser buenos, pero no tanto como los que se encontró al entrar al salón. Sus amigos Csoky, Ian y David, la esperaban con una caja sorpresa cada uno un tanto misteriosa, así que no se pudo resistir a abrirlas. Tres vergas como tres mástiles emergían erectas en busca de su deliciosa boca, la cual babeaba por relamer hasta sacar brillo a aquel placentero regalo triple. Tanto es así, que su lengua casi no daba abasto para satisfacer por igual a las tres, pero al final sacó su faceta de felatriz haciéndoles descargar hasta la última gota sobre sus tetas.

Seguramente en Brasil están celebrando las navidades en la playa. Ya sea en los arenales de Rio de Janeiro, Sao Paulo, Recife, etc… estas fechas seguro que pintan muy difirente que en nuestras latitudes con biquinis, culitos y cuerpos perfectamente modelados para la provocación y el deseo. Así que hoy y para cambiar un poco el panorama hemos decidido traeros un pedacito de Copacabana y felicitaros la Navidad con Janessa Brazil, una morenaza nacida en Rio de Janeiro que es un buen ejemplo de esos cuerpos de piel tostada, perfección mamaria y culito redondo. Con ella abriendo sus piernas para meterse su regalito, un fino dildo de cristal, y ofrecernos a nosotros un calentón como presente.

Bajo el nombre de Abby, Anjelica y otros mil, esta es una de las chicas que más nos ha maravillado a lo largo de éste 2012, con su cuerpo espigado y esa carita de ángel perveso y juguetón. Seguramente la estrellas más rutilante del porno ruso de estos momentos. Enfundada en unas medias blancas y un escueto uniforme de mama noel, Abby viene para ofrecerle un regalito al soldadito de su compañero: su culito, limpito, dilatado, preparado para el placer. Eso sí, no sin antes pasar por las caricias húmedas de su boca, poniéndose de rodillas y chupándola con esmero casi sin dejar de mirarle con esos ojitos de deseo. En fin, un regalo que seguro a muchos les hubiera gustado encontrarse esperando junto al árbol.

Aquella Nochebuena Puma Swede andaba desesperada buscando el regalo que le había pedido su hijo un “Tickle Me Woody”. Hasta ahora no había tenido suerte, estaba agotado en todos los sitios. Ya era muy tarde y aquella era su última oportunidad. La tienda estaba prácticamente cerrando pero sí les quedaba uno, estaba salvada. Sin embargo, cuando fue a alcanzarlo, alguien se le adelantó. Diana Prince estaba en su misma situación y no pensaba ceder el juguete. Aquello olía a conflicto, a una pelea de gatas que seguramente acabaría mal. Viendo la situación el dependiente de la tienda, Will, tuvo que intervenir. Era Navidad, tiempo de compartir y él estaba dispuesto a enseñarles como, empezando por su polla.

La dulce Nicole sacó su lado más caritativo y se enfundó su traje sexy de Papá Noel para recoger regalos y entregarlos al orfanato. Para tal fin, contrató a Kris, el hijo de su novio, y a un amigo suyo, Dane. Cuando los dos jóvenes vieron y se probaron el vestuario que debían llevar puesto, se echaron para atrás rápidamente, no estaban dispuestos a tirar su reputación por los suelos. Pero la señora Aniston conocía el método para hacerles cambiar de opinión en un instante. Quizá lamiendo los enhiestos caramelos de carne que Kris y Dane guardaban bajo sus braguetas y cabalgando sobre ellos, los pequeños ayudantes de Papá Noel se lo pensaran mejor, y es que, ¿quién puede resistirse a los encantos de esta sensual y persuasiva rubia?.

Seguimos de resaca navideña en estas fechas especiales de comilonas y regalos. Y hoy os traemos a un verdadero angel del deseo junto al árobl de Navidad. Una diosa que aunque últimamente se prodigue más bien poco sigue teniendo un hueco privilegiado en nuestros “corazones”, Sandra Shine. Una de las joyas más bellas de la cantera húngara que bien poco nos dejó en el terreno del hardcore pero que nos hizo vibrar con su belleza, su pasión y sus orgasmos dentro del porno lésbico. Hoy, enfundada en deliciosa lencería blanca, coronada como un ángel vuelve para calentar la navidad, abriéndonos sus rosados secretos e introduciendo en ellos un vibrador para que disfrutemos de sus placeres solitarios.

Holly colgaba los últimos adornos del árbol de Navidad, con un gorrito de papá Noel en la cabeza, unos zapatos de tacón en sus pies y una sugerente y elegante lencería cubriendo una ínfima parte de su piel, de su magnífico y espléndido cuerpo. Entonces llegó Danny para colocar el último adorno, para coronar el árbol. Tal vez era hora de pasar a los regalos y eso es lo que hizo Holly que tenía bien claro lo que iba a ofrecer a su novio y lo que quería para ella. Para él su culito, para ella sentirla bien adentro de su agujerito trasero y sentir como él se corría en su interior.

Chris empezaba a estar algo preocupado, nadie se había presentado a la fiesta de Navidad que organizaba, ni siquiera su mejor colega, el que se suponía que debía traer la bebida y las chicas. Aquello no pintaba bien. Aburrido y decepcionado, solo, acabó quedándose dormido hasta que alguien lo despertó, una chica que dijo ser la recepcionista de su empresa enfundada en un sensual uniforme de ayudante de Santa Claus y una sonrisa juguetona en sus labios. Chris no la reconocía, menos aún así y enseñándole el culito, pero poco parecía importarle a Jenni y, mucho menos a Chris, cuando ella se sentó en su regazo, empezó a calentarlo y juguetear con su bragueta. No importaba quién fuera, había que aprovechar aquel regalito caído del cielo, aquel angel del deseo, Jenni Lee.

Madison lo había vuelto a hacer, otra gran venta. No parecía poderle la presión del cierre del año, sus objetivos estaban más que cumplidos. Bill, su jefe, decidió llamarla a su despacho para darle una paga extra, un pequeño bonus monetario que tan bien se había ganado. Al ver la cantidad que había en el cheque, Madison estalló de alegría y se lanzó a abrazar a su jefe. Bill, teniendo aquel cuerpo entre sus brazos no pudo contenerse y la besó. Madison en un principio se hizo para atrás, era una mujer casada, pero al ver la reacción de Bill al pedirle perdón, algo se despertó en ella, un irrefrenable deseo. Así, la señorita Ivy sacó a relucir sus otros talentos, un cuerpo maravillos y un coño húmedo e insaciable. Se diría que fue el jefe el que se llevó la mejor paga extra.

Hoy en día se han puesto de moda ese tipo de regalos que más que algo material son algún tipo de experiencia nueva: desde una cata de vinos, a un tratamiento en un spa o un viaje diferente. Y qué mejor regalo puede ofrecer una pibita a su novio que nada tenga que ver con lo material y si con algo diferente, con una nueva experiencia…. con un “hoy quiero que probemos por detrás”. eguramente la posibilidad de explorar territorios hasta ahora no tocados, los de los placeres anales, los de su estrecho culito son un regalo para ambos. Y eso es lo que ofrece en esté vídeo para “Let’s Try Anal” Alexis Monroe, los placeres hasta entonces poco explorados que se esconden en el interior de su estrecho agujerito trasero.